En estas fechas (ya se acerca el 14 de febrero) es época de celebrar el amor, la amistad y las buenas relaciones. ¿Tienes con quién celebrar este día? Porque aquí pensamos que hay cosas que se tienen que celebrar todos los días, pero no está mal que un día al año te recuerden lo afortunad@ que eres por tenerlo cada día, así no se te olvida…

Por cierto, ¿sabes por qué el 14 de febrero y por qué San Valentín es el día del amor? Lo puedes ver en este post.

Sobre cómo nos encontramos, conocemos y permanecemos juntos hay muchas leyendas, mitos y creencias:

ALMAS GEMELAS

Las almas gemelas: un alma que se divide en dos y se reencarna en dos cuerpos. Al estar separados, cada mitad del alma inicial buscará a la otra durante el resto de esta vida y también en la siguientes.

FLECHAS DE CUPIDO

Las flechas de Cupido que el querubín nos dispara con los ojos vendados, pero cuidado, que tiene de dos tipos, con la punta de oro para conceder amor y con las puntas de plomo, para sembrar el olvido y la ingratitud en el corazón alcanzado.

MEDIA NARANJA

La media naranja: según el discurso de Aristófanes en el banquete de Platón, antes los hombres eran  seres casi perfectos, esféricos como naranjas y Zeus los partió por la mitad porque hacían sombra a los Dioses. Desde ese momento, las dos mitades están buscándose para poder completarse. Lee este post de Naranjas Che para una explicación super divertida

Pero la unión mediante el Hilo Rojo del Destino para explicar la relación que nos une con las personas que han de estar en nuestra vida: padres, pareja, amigos,… nos ha gustado más. ¿Has oído hablar de este Hilo Rojo? Hay una película argentina con Hugo Silva que lleva este mismo nombre.

El Hilo Rojo del Destino

Según cuenta la mitología japonesa (también en China existe esta creencia), todos estamos unidos a otras personas desde que nacemos mediante un hilo rojo invisible. Este hilo atado a los meñiques (en China se ata a los tobillos) se estira, se contrae y se enreda, pero nunca se rompe y siempre nos mantendrá unido a las personas que son importantes en nuestra vida. Durante toda la vida encontraremos otras personas con las que no compartimos hilo que nos servirán como aprendizaje en el camino.

 La Leyenda del Emperador y la Bruja

Un emperador japonés oyó hablar de una bruja que tenía el poder de ver el hilo rojo. “Muéstrame quién hay al otro lado de mi hilo” – ordenó el emperador. La bruja siguió el hilo y llegaron hasta un mercado donde una humilde campesina tenía a su bebé en brazos: “Aquí termina tu hilo” – le dijo la bruja. El emperador pensó que todo era una burla y empujó a la mujer hasta hacer caer al bebé, que se hizo una gran herida en la frente. La bruja tuvo un final más complicado: “¡Que le corten la cabeza!”.

Pasaron los años y llegó el día de la boda del emperador con la hija de un general poderoso. Estaban ya en el templo y, al ver por primera vez la cara de su futura esposa, vio que tenía una gran cicatriz en la frente, cicatriz que él mismo propició cuando se vieron por primera vez.

El destino los tenía unidos por el hilo rojo que la bruja vio y el emperador no creyó.

Para saber más, te dejamos el enlace a este vídeo.

 

¿Te gusta la historia? Esta es nuestra adaptación para representar el amor y la amistad.

Esperamos que pases un buen día de San Valentín y que sepas quién hay al otro lado de tus hilos rojos.